domingo, diciembre 17, 2017

Tener la regla es una mierda

AVISO

Este post contiene descripciones bastante gráficas y potencialmente muy desagradables relacionadas, entre otros temas, con tener la regla. Si esto te incomoda infinito, mejor vete a leer otra cosa.

FIN DEL AVISO


Hace unas semanas, en una cafetería de Londres que contiene a Manzo tomándose un zumo de naranja:

Yo - Pf he tardado tres mil horas porque sólo hay dos baños abiertos y había gente esperando -me siento enfrente de él tras lo que iba a ser una corta ausencia para ir al servicio y han acabado siendo diez minutos de cola que incluyen a una señora persiguiendo a la camarera para conseguir papel higiénico-. Que por cierto, aquí también son unisex. Cada vez lo veo más, ya era hora.

En Londres es habitual encontrarse cuartos de baño que son independientes entre sí, que contienen lavabo, secamanos y en muchos casos, mesa para cambiar pañales, y en cuyas puertas aparecen los simbolitos para ambos géneros, indicando que ahí entra quien quiera.

Manzo - ¿Tú crees que es buena idea?
Yo - Sí, yo creo que sí. Antes no me convencía la idea, pero ahora que veo estos baños en un montón de sitios y los uso más, la alternativa me parece una ridiculez. Igual en algún caso en particular pues sí, pero en general ya no le veo sentido a separarlos por género, la verdad -explico que me refiero los que tienen todo en la misma habitación, como he contado arriba-.
Manzo - ¿Por qué?
Yo - Pues mira, primero, porque separar a la gente por cosas que no les diferencian en absoluto no tiene lógica. Tanta igualdad y tanta historia pero luego mandas a un chico y a una chica que van a hacer exactamente lo mismo a baños separados por sexo. Es absurdo -por no mencionar que te ahorras situaciones complicadas relacionadas con transexuales, por ejemplo-.
Manzo - ¿Y lo de... - hace un gesto con la mano, como recorriendo una pared imaginaria de arriba a abajo un par de veces. La representación internacional para referirse a "esos cacharros que se usan para que los tíos hagan pis de pie y que no sé cómo se llaman"-?
Yo - La cosa ésa -copio el movimiento que ha hecho Manzo porque yo tampoco me sé el nombre- antes de nada habría que ver si merece la pena tenerla; pero si los dueños del local deciden que los quieren, por comodidad para sus clientes o lo que sea, pues que los pongan. Las chicas no los usan y ya está. Igual que habría papeleras para las compresas y demás y los hombres no las utilizarían y listo. Y así además se normalizaría lo de tener la regla, que no sé en qué año estamos que la gente todavía se pone nerviosa con el tema. Parece que seguimos en el colegio todos.
Manzo - Y así podríamos averiguar cosas relacionadas con quién es más guarro. Veríamos si los baños siguen hechos un asco o si mejoran o empeoran.
Yo - Ah, eso de que las chicas son más limpias es la madre de todos los mitos. Deberías ver los baños de las tías.
Manzo - Pero vosotras no tenéis que apuntar. Lo nuestro es un puto desastre.
Yo - Bueno eso es lo de siempre, no es el cristo que armes, es que tengas el sentido común de limpiar lo que ensucias. Pero al margen de eso, crees que haciendo pis se puede armar un apocalipsis de espanto porque no lidias con gente que tiene la regla -podría entrar en lo habitual que es encontrarse fluidos por todos lados y cómo por consiguiente sí que hay que apuntar porque antes muerta que entrar en contacto con esa taza, pero decido que mejor una queja por día-.
Manzo - ¡No jodas! ¿Sangre por todas partes o qué?
Yo - Lo de ver sangre en las paredes no es que sea normal, pero de vez en cuando te lo encuentras. Y tener compresas asomando por la puertecilla de la papelera está a la orden del día. Y si subes de nivel ya te metes en aplicadores de tampones por el suelo.
Manzo - Espera espera. Cómo que sangre en las paredes. Cómo se consigue eso.

Ya sé la respuesta porque Manzo es un amante del conocimiento y de las cosas repugnantes a partes iguales, pero en fin, yo pregunto por si acaso:

Yo - Si quieres te lo explico, pero es un asco.
Manzo - Dale dale.
Yo - Pues mira, las compresas no suelen ser un drama, pero los tampones. Madre del amor.
Manzo - ¿Te quitas uno y aquello sale a chorro o cómo?
Yo - No es tanto eso, no, aunque supongo que habrá a quien le pase, el problema es... -me organizo mentalmente, porque la verdad es que la física del conflicto en cuestión no es fácil de explicar- uhmmm... mira, tú cuando te quitas un tampón lo que haces es tirar de un cordel. Si el tampón no está lleno del todo eso es horroroso, por cierto, pero bueno, si está lleno, pues tú tiras y el tampón sale.
Manzo - Aham.
Yo - La cosa es que claro, el cordel tiene una cierta longitud. Lo que significa que cuando has sacado el tampón, éste oscila porque tú estás agarrando la cuerda, no el tampón como tal. Y estás hablando de un cacharro de algodón que está saturado de sangre.
Manzo - Ah espérate, claro, entonces eso es como un péndulo -Manzo mira al techo pensando muy fuerte mientras hace gestos con las manos reproduciendo la situación que acabo de describir. Para cuando acabemos esta conversación va a tener un doctorado-.
Yo - Eso. Entonces es fácil que salpique aquello por todas partes. Luego le coges el tranquillo y ya no, porque aprendes a sacarlo sin preparar un desastre, pero hasta que dominas el asunto es fácil que la líes. Bueno y con la copa menstrual ya ni te cuento.
Manzo - La copa ésa es la de silicona, ¿no?


INCISO

Para el que no lo sepa, la copa menstrual es un cacharro de silicona que se utiliza como alternativa a compresas y tampones. No genera basura así que es ecológica a tope, te la puedes poner durante más tiempo que todas sus alternativas (doce horas, pero si la dejas más tiempo no pasa nada), teniendo en cuenta los años que dura es virtualmente gratis y, sobre todo, te permite realizar ciertas actividades que de otra forma serían imposibles. Yo no la uso de manera exclusiva porque quitarla y sobre todo ponerla me resulta incómodo y extremadamente invasivo, pero ya no tengo problemas del tipo "quiero ir a la piscina pero se me está terminando la regla y ya no da para un tampón" o "tengo que ir a una sesión de depilación láser/al médico pero la ropa interior se va a tener que quedar puesta porque hay compresas/tampones de por medio". Con la copa ésta puedes ir por ahí desnuda y no se entera nadie de que tienes la regla. Podéis leer maravillas al respecto en internet, por ejemplo aquí. Comprad una. De verdad.

FIN DEL INCISO


Yo - Sí. Ésa cuando está llena quitarla sin que parezca aquello la matanza de Texas se pone complicado.


Y bueno, todo esto era el preámbulo, porque yo de lo que vengo a despotricar hoy es de lo que menciono un poco más arriba; ¿cómo es que la mitad de la población mundial -casi literalmente- tiene la regla pero a estas alturas a todo el mundo le sigue dando vergüenza hablar del tema? ¿Estamos tontos?

Ojo, que no digo hablar por hablar. No me vengáis ahora con que tener la regla es hermoso porque es el origen de la vida y miau miau, porque la regla es un asco. La sangre en general es un asco; no porque sean las paredes de mi útero va a ser menos repugnante. Y de hecho si tiráis las compresas a una papelera normal, al cabo de nada aquello huele a rayos -cosa que no pasa con la copa menstrual, por cierto, así que creo que es más la combinación de la sangre con las mierdas que tenga la compresa que la sangre como tal-. La regla es una guarrería. Eso es así.

Preveo que la gente se me va a poner cansina, así que ilustremos mi punto de vista con algunos paralelismos acerca de otras funciones igualmente hermosas y naturales del cuerpo humano:


Paralelismo#1: Has comido pollo en mal estado y estás vomitando como un descosido.

Bien: Decir que te has pillado una gastroenteritis de espanto y que te has pasado la noche vomitando cuando alguien te pregunta que por qué faltaste ayer a clase.

No tan bien: Explicar que tu vómito tenía aún trozos de pollo.


Paralelismo#2: Te has ido de viaje a Egipto, has cometido el error de beber agua del grifo y ahora estás descubriendo que tu cuerpo puede contener cantidades de excrementos que sobrepasan los límites de la imaginación.

Bien: Contarles a tus amigos que has estado cuatro días en el baño agotando las existencias de Fortasec y que por favor no cometan ellos el mismo error que cometiste tú. En Egipto hay que usar agua mineral hasta para lavarse los dientes.

Menos bien: Dar datos acerca del color y textura de tu caca.


Por tanto y de manera equivalente:


Bien: Decir que hoy no sales porque tienes la regla y tus piernas te están matando.

Un poco menos bien: Contarle a ese compañero de trabajo al que conociste la semana pasada, y que no te ha preguntado, cómo a veces la sangre de la regla se coagula y hacer pis se convierte en un espectáculo.


Por supuesto todas las opciones "menos buenas" pueden ser perfectamente válidas si la conversación la estás manteniendo con alguien con quien tienes confianza o simplemente si sale el tema. Yo me refiero a que dar detalles escatológicos porque sí a lo mejor no es siempre el mejor enfoque. Pero vamos, eso es en función del nivel de glamour que quieras aplicar a tu vida, malo  obviamente tampoco es.

En resumen, lo que estoy diciendo es que no necesariamente hay que hacer público cuándo se tiene la regla y cuándo no ni dar datos al respecto sin que venga a cuento de nada, pero andar haciendo malabarismos para esconder una compresa cuando vas al baño es ridículo. Y que tengas un dolor de ovarios que te estés muriendo y no digas nada porque no está igual de aceptado que decir que te duele la cabeza me parece otra idiotez como la copa de un pino.


OTRO INCISO

Para los hombres del mundo que aún no lo sepan y para las mujeres suficientemente afortunadas como para no sufrir en exceso con torturas menstruales, os informo: para algunas personas el dolor de ovarios es atroz. A. TROZ. Yo sólo recuerdo un dolor peor, y fue uno de estómago proveniente de una gastroenteritis que me mandó al hospital. Sin medicamentos de por medio estamos hablando de fácilmente cinco horas seguidas de lo que viene siendo un dolor constante y bastante insoportable. El día que me pille este asunto en una isla desierta sin ibuprofeno y sea un mal mes, pues no sé. Me moriré allí, supongo. Me desmayaré en plena agonía y me comerán los osos o algo.

FIN DEL OTRO INCISO


Pues eso, suficiente tengo con estar en el trabajo atendiendo a una reunión mientras les rezo a los dioses de los antiinflamatorios para que las drogas hagan efecto deprisa como para encima andar empleando energía en ocultar tonterías.

Esto, que conste, es culpa de casi todo el mundo, incluida yo. Soy, creo, relativamente abierta de mente e intento no avergonzarme por estupideces, y aún así me incomoda el que en la oficina me vean ir al baño con un tampón de la mano. ¿Solución? Lo hago igual y ya se me pasará la tontería. Y os urjo a que hagáis lo mismo. Menos decir que estás en esos días del mes (¿en serio?) y más decir que tienes la regla. Si alguien te pregunta que por qué te estás tomando un ibuprofeno, que si estás bien, dile que te están matando los ovarios, que no pasa nada. En general creo que estamos haciendo un trabajo de mierda educando a la población en este aspecto, así que igual podíamos empezar a popularizar el asunto.

Por otra parte, los hombres que conozco reaccionan bien cuando sale el tema, en general, así que no tengo grandes quejas al respecto -aunque algunos sí que se ponen un poco nerviosos; cosa que por otra parte es lógica si soy yo la primera mujer que les habla abiertamente del asunto-, aunque sí echo en falta ver más cosas del estilo del chaval aquél que llevaba compresas a clase en solidaridad con sus compañeras o en general gente como Manzo, que quiere saber cómo funciona el tema por curiosidad científica.

Y el problema con esto, como con todas las situaciones de este tipo, es que el no hablar de las cosas hace que todo el mundo sea un ignorante al respecto, y eso siempre tiene malas consecuencias. Ejemplo: si hay tres chicas y dos chicos de palique en un bar y una de las chicas se ha comprado una copa de silicona de las que menciono arriba, en un porcentaje muy alto de los casos (o eso creo) la chica no les contará a sus amigas el invento que es el trasto ése, porque

a) le dará vergüenza contarlo delante de hombres (excepto a lo mejor si son muy cercanos)

b) si el punto a le da igual, probablemente pensará que los chicos no van a estar interesados en el tema

Y esto nos lleva a dos mujeres que podrían estar mejorando su calidad de vida pero no lo hacen porque la tercera amiga cree que está fuera de lugar hablar de algo relacionado con la regla delante de chicos. ¿Veis el problema?

Total, que igual podíamos dejar de tratar como indecente algo que no lo es. Reservemos la vergüenza para razones válidas, como que tu peli favorita no es El Club de la Lucha sino Dirty Dancing dos.

Besos y que la bondad del ibuprofeno esté siempre con vosotros.

32 comentarios:

  1. Esto es asqueroso!!! Me indigna que se dedique a hablar de estos temas que están prohibidos en cualquier casa de bien. Su mamá debe sentirse muy avergonzada por tener una hija tan fresca como usted. Váyase a tomar viento y deje de ofender sensibilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miau, miam, miau... Antiguamente recuerdo haberme tapado con un blog donde el marido subía fotos de los tampones de la regla de su mujer en diferentes sitios. ¡Había hasta uno en la taza con leche! Es como el vómito.
      A todos nos da asco pero es difícil no mirar y fijarte en detalles.

      Ojalá tuviera el enlace para enviárselo. Me encantaría ver si cara.

      Es más. Pagaría por ello. No mucho, pero algo le daría.

      Eliminar
  2. De la regla no se habla bonita

    ResponderEliminar
  3. Ya está la provocadora de siempre incendiando la red con sus chaladuras...Vaya mujer más desagradable de leer eres.

    ResponderEliminar
  4. Hola! Ya he visto Blade Runner 2049 ;) Voy rápido hoy pero no podía dejar de decirte que tienes razón tienes razón tienes razón, ole tú por explicarlo tan clarito. Y en efecto la copa menstrual es un inventazo. Un besote!
    Anónima Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias moza! Me alegro de que estemos de acuerdo :D

      Eliminar
  5. Pues hombre, los detalles escatológicos sobran pero hablar con naturalidad si tienes la regla porque sale el tema debería ser de lo más normal. Normalizar los problemas que da la regla también me parece muy necesario. Y si el baño de tu casa no lo dejas hecho unos zorros no deberías dejar el de los demás sitios tampoco, guarros que somos macho...
    Vivan las copas menstruales, para mí uno de los mejores inventos. El sacarla se debe hacer con cuidado pero a menos que pases muchas horas fuera de casa pueden esperar a hacerlo en tu baño tranquilamente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, sentido común para la gente normal, una locura para todos los demás. Y sí, la copa en general no da mucha guerra, los problemas son bastante mínimos.

      Eliminar
  6. La copa menstrual es una perversión y debería prohibirse!!!!

    ResponderEliminar
  7. Siéntete afortunada por tener la regla porque eso quiere decir que eres joven y fértil y podrás traer hermosos bebés a este planeta en el que vivimos. No estoy a favor de usar compresas ni tampones ni ese chisme al que llamáis copa menstrual y que me parece espantoso. Creo que la sangre es maravillosa en nosotras, que nos hace únicas y que se debe dejar correr sin taponarla. Si lo que te preocupa es lavar la ropa déjame decirte que con agua oxigenada la sangre sale de forma facilísima y la ropa queda en un estado sensacional. Disfruta de tu menstruación y de tu juventud porque un día se va y ya no vuelve. Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  8. Vamos que tienes el chichi revenido

    ResponderEliminar
  9. Por suerte tengo amigas que hablan de ello con toda naturalidad, lo cual lo acaba convirtiendo también en natural para mi, aunque desconozca lo de los dolores atroces y todas esas putadas que conlleva. Pero al margen de estar muy de acuerdo con lo de normalizarlo socialmente, me has llegado al alma con lo del sentido común de limpiar lo que ensucias. Tan simple como eso, y tan poco común. Todos ensuciamos en distintas actividades, escatológicas o no. ¿¿¿¿¿¿Pero tanto cuesta limpiarlo luego, especialmente en espacios comunes?????? joder, es que el ser humano merece la extinción!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya majo ya, parece tan fácil de entender eso de limpiar lo que ensucias, a que sí. Pero a la gente parece que se le atraganta el concepto. Qué asquito todo.

      Eliminar
  10. Me habían contado que su blog era tan perjudicial para la salud como el kebap, pero sinceramente creía que sería una exageración. Después de leerla sólo puedo desearle que le cierren la página.

    ResponderEliminar
  11. Me hago un perfil sólo para salir de la sección de Anónimos... Madre mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ¿verdad? No te vayan a asociar con esa gente, por dios santo. Vaya zoo tenemos aquí montado madre mía.

      Eliminar
  12. Mi compañera de trabajo cuando está de resaca siempre dice que tiene la regla, si me doliera estoy segura que yo diría al contrario.
    El tutor de mi churumbel(once años) lo ha enfocado con total naturalidad para que los niños se vayan haciendo cargo y las niñas sean naturales pese a los tapujos de sus madres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja qué cara más dura tu compañera. Y lo del profe pues guay, porque como venga desde casa la vergüenza ésa absurda, si no ayudan los profesores es difícil quitarse eso de encima.

      Eliminar
  13. Los comentarios anónimos son en serio? O los troll cada vez son más gilipollas o van de coña y no lo pillo o... Ay, lo que sea.
    Yo he escrito sobre el tema varias veces porque estoy harta del tabú y el absurdo y de que todo sea tan cansino. Yo lo paso fatal. Fatal una semana o diez días al mes. Y eso roza la tortura, así que al menos dejadme que me queje.
    En fin, un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo tengo claro, algunos anónimos dicen cosas que me cuesta un poco creer que vayan en serio. Pero igual son así de brutos, qué sabremos nosotras.
      Lo de pasarlo fatal lo entiendo, aunque para mí sólo es un día de la muerte total y otro de estar bastante incómoda (piernas cargadas y eso). Pero vamos que sí, que es una mierda importante así que por lo menos que se pueda despotricar a gusto. ¡Besoosss!

      Eliminar
  14. La razón por la que no hablamos de ello es porque es un asunto íntimo y desagradable que a nadie le incumbe, además. Todas nos ponemos malas todos los meses...¿y qué? Es ley de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me parece desagradable decirle a alguien "hoy no voy al gimnasio porque tengo un dolor de ovarios que me muero". Ya si das detalles pues sí, pero evitar hablar del tema me parece un atraso.

      Eliminar
  15. Disen que le tienen mantenida esta columna porque mantiene relaciones sexuales con el presidente de su país, un viejo verde con barba gris que es bien tonto y no lo sabe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hay que ser tonto, sí, para follar con esta y encima mantenerla. Apaga y vámonos.

      Eliminar
  16. Es un tema del que los hombres no sabemos mucho porque no lo sufrimos y porque no nos lo cuentan. Pero yo no creo que (en general) sea porque no nos interese, sino más bien porque creemos que podemos incomodar a las mujeres si nos interesamos demasiado.

    En todo caso se agradecen este tipo de posts para que todos podamos entender mejor lo que se siente. Es curioso que haya procesos físicos que resultan cotidianos para la mitad de la población y casi un misterio para la otra mitad.

    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tienes razón y que es la pescadilla que se muerde la cola: las mujeres no hablan de ello por no incomodar a los hombres y por tanto como los hombres nunca oyen hablar del tema creen que es porque a las mujeres les pone nerviosas, así que lo evitan también. Y vuelta a empezar. Me alegro de que te haya resultado instructivo el post :D ¡Y feliz año tardío!

      Eliminar
  17. Eres una pervertida!!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Pues a mí me parece sensacional que sea todo lo puta que quiera, que disfrute su vagina, que para algo la tiene.
    Pasen lindas fiestas.

    ResponderEliminar
  19. Interesante y didáctico. Ya tengo conversación para la cena de Navidad. Y teniendo en cuenta que toda la noche va a ser un monotema agotador sobre la independencia catalana no creas que es tan mala idea. Supongo que será algo así:
    Familiar de derechas- Yo metería a todos los políticos independentistas en la cárcel.
    Familiar de izquierdas- Pues yo a todos los del PP.
    Yo- ¿Sabéis por qué a veces hay sangre en las paredes de los cuartos de baño unisex?

    ¡¡Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja deseo muy fuerte que esa conversación haya sucedido de verdad. Qué chapa con la independencia, sí. Espero que hayas tenido unas felices fiestas tú también :)

      Eliminar
  20. Pobre muchachita... que Dios te salve hija mía

    ResponderEliminar